domingo, 16 de marzo de 2014

Blanco y negro

La vida en blanco y negro es más linda, más intensa, más cercana a la realidad. No sé. Me encanta el efecto que tiene la falta de color en todo. La televisión, las fotos, los pandas, todo en blanco y negro es mejor. Todo es bello cuando pienso así, cuando despierto con una sonrisa de imbécil y soy feliz. Donde a pesar de tener mil preocupaciones y otras mil obligaciones, solo pienso y soy feliz.
Ese momento de la vida cuando vas caminando por la calle y no piensas en el maldito que te está siguiendo para robarte, donde las lacrimógenas no te afectan y suena Instant Crush de Daft Punk en tu mente.

En ese momento, te quiero más.

miércoles, 1 de enero de 2014

¿Quién carajo es Alicia?

Y ahora me preguntas quién o qué es Alicia para mí, siendo ésta una de las mejores interrogantes que me han hecho en toda mi corta vida.
Para mí, Alicia es un todo, es una nada. Puede ser cualquier cosa. Puede ser tan dulce como un algodón de azúcar, de esas nubes rosadas de glucosa andante, que siempre terminan pintando todos tus dedos y dejándote listo para que una gran colmena de hormigas haga su diciembre contigo; o tan amarga como esa parte de la naranja que a muchos disgusta, ese malestar al pagar una cuenta sobrevalorada, o simplemente CADIVI.
Para mí, Alicia es mi cuento favorito, un invento fumado por uno de los autores más polémicos de toda la historia: Carroll fue criticado por su gran imaginación, la cual fue atribuida a algún exceso en el consumo de alguna sustancia estupefaciente, fue señalado de pederastia y de otros crímenes solo por usar a su querida sobrina como musa para su eventual éxito literal. Entonces, Carroll nos enseña que Alicia puede ser una bendición disfrazada de maldición o viceversa.
Alicia para mí, también es aquella enanita que en un futuro será mi razón de vivir. Una pequeña malcriada y sobreprotegida por su papá Panda, que hasta los momentos piensa que no está listo para traer a la criatura más hermosa a la Tierra. Una niña de esas que aman usar vestidos y lazos devora libros y con un bello tono de voz. Así que para mí, Alicia es un sueño a futuro, condicional. Puede que pase, puede que no.
Para mí, Alicia pudo ser cualquiera y todas mis ex’s (qué complicada palabra, tanto así que Word no la reconoce), sí, puede ser una mujer que vino a mi País de las Maravillas, disfrutó con todos los demonios que cargo en la mente y simplemente, luego de una buena taza de té, decidió despertar, sin siquiera avisarme que se iría, pero en contraparte, esta Alicia también pudo ser aquella que quiso quedarse cantando con mis flores del mal, pero que desgraciadamente, tuve que despertar.
Puede ser incluso un alter ego de mi persona. Una niña con infinidad de inseguridades que decide resguardarse en un mundo de fantasía, donde cada monstruo que en la realidad la golpea día tras día, en su País de las Maravillas juega con ella, le enseña a como sobre llevarlos y la hace cada vez más poderosa.
Alicia incluso puedes ser tú, querido lector, que está impactado con todo lo que para mí significa el más hermoso nombre en el mundo. Aquél que desliza sus ojos ante este escrito pudiese estar metido en una botella navegando por un mar de lágrimas dejadas por un gigante, persiguiendo a un conejo blanco que pocos a mi alrededor, han visto, o han querido ver.
Alicia son Los Siete Reinos de George R.R. Martin. Un mundo que me ha cambiado de la cabeza a los pies, que me ha hecho llorar y reír por tandas iguales, una serie río que jamás, sin duda alguna dejaré a un lado, u olvidaré.

La verdad es que Alicia puede serlo todo para mí. Pero más allá del hermoso nombre, hay un mar de posibilidades de lo que puede ser para este servidor. Puede ser todo y puede ser nada, porque, a fin de cuentas… ¿Cuánto tiempo es para siempre?

lunes, 2 de diciembre de 2013

Perfección

Ese momento cuando te quitas los zapatos luego de caminar el día entero.
Ese intante en el que alcanzas esa meta que te planteaste.
Ese momento luego del orgasmo, donde sólo sonríes.
Esa gota de lluvia que cae cuando vas entrando a casa.
Eso que sientes cuando prendes el televisor y está empezando tu programa favorito.
Esa sonrisa que muestras a la mañana siguiente de la primera noche.
Eso que sientes luego de unos tragos.
Podría pasar cada minuto se mi vida diciéndote lo hermosa que eres.
Eso eres para mí.
Perfección. Lejana, pero perfección al fin.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Déjalo ir.

Hoy me dijeron que dejara ir todo lo que ciertas personas me han hecho. Pero simplemente se me hace imposible. Suena muy lindo eso de superar, perdonar y devolver con una sonrisa una traición pero yo no funciono así.
Mi orgullo y mi ego no me dejan superar lo que me hicieron personas que llamé amigos. Personas que llamé amor. Qué idiota fui. Qué idiota soy.
Las cosas no son fáciles.
Pero por un instante, por un pequeño momento, recuerdo que fui feliz con ustedes, y luego imagino la roncha que quiero que pasen y eso me hace sonreír. Imaginar que su vida es una farsa donde son infelices con sus decisiones y ya. Donde el karma existe y se ensaña con vosotros. Ese es un final bonito, que no crean que tardará mucho en llegar.
Pero luego recuerdo que mi abuela me dice que el infierno arde para todos por igual y que la felicidad no puede depender del sufrimiento de los demás, que debo ser mejor que eso... Y todo vuelve a la normalidad.
No olvidaré...

jueves, 31 de octubre de 2013

Microchiste

Hace exactamente un año me vieron la cara de estúpido.

Locombia

A exactamente una semana de emprender el viaje de vuelta, tengo que hablar. Tengo que decir qué sentía y qué siento ahora.
Antes sentía que mi vida era eso, una constante de días que iban y venían sin ningún significado de gran importancia. Soy de esas personas que hago las cosas porque me provocan, y casi nunca porque me toca, y cuando me toca es porque me provoca. La vida en Venezuela para mí es completa. Tengo todo lo que alguien puede aspirar en los escombros de sociedad que nos queda y más allá de vivir, me acostumbré a sobrevivir, y sentirme un super héroe al sobrevivir a cada salida de mi casa.
Venir a otro país, a la Hermana República, ha hecho que mi madurez se duplique, que cada día se me haga más difícil decir adiós, y que a diario me pregunte si de verdad mi futuro está allá. Por el lado económico, es demasiado tragicómico ver que mi sueldo de empleado público, no es ni siquiera el salario que gana el que recoge la basura aquí. Por el lado sociopolítico, aquí la gente no tiene ese idealismo por una sola persona, y sigue siendo igual votar por uno que por otro. ¿Por qué? porque la vida sigue. Por el lado de la familia, simplemente no necesito decir mucho. Aquí estamos todos los Posada, faltando solamente mis abuelos y mis gatos. La vida de adulto te quita muchas vendas que de niño te ponen para que no te preocupes más de la cuenta, pero la familia es lo primero y sería delicioso poder estar con ellos en todo momento.
Es demasiado fuerte tener dos nacionalidades, querer a dos países por igual, a pesar de todo; a pesar de que uno de los dos se esté yendo literalmente a la mierda y el otro, simplemente te deje boquiabierto.
Este año, hasta mi próxima visita, tengo demasiado en qué pensar. Demasiado.
Seguiremos informando.

jueves, 22 de agosto de 2013

Cuentito.

Una sola mirada bastó para saber que su sangre adornaría el suelo.
Ella miró la punta del arma que estaba a punto de penetrar en su pecho,  luego de suplicar y darse cuenta que no funcionaba, solo dijo:
-Se supone que aquí es donde me arrepiento de todo, pero no.- Esas fueron sus últimas palabras. Poco a poco se convenció de que morir regia, con la cabeza arriba, era el último placebo que le hacía falta a su asquerosa vida...
Un sonido constante, ruidoso, de cierta forma fuera de tono, sonaba de lejos...
-Buenos días bella, es hora de ir a trabajar.- La despertó...
Ese día todo fue tan normal como siempre, pero ese sueño no fue de esos que se olvidan al despertar.